Si tienes 50 años, ¡te felicito! porque en realidad tienes 40.

Si tienes 50 años, créeme, aún eres joven. Todavía puedes empezar la gran batalla de tu vida, de hecho la mejor batalla. Puedes plantearte un gran reto, tu tarea mas importante. ¿Sabes por qué apesar de que tengas 48 o 55 años, aún tienes esta oportunidad? Es debido a que vivimos un cambio, el más importante que ha vivido el ser humano de las últimas cinco generaciones: el aumento en la esperanza de vida.

El cambio es tal, que si estuviéramos hablando de 1905, (tiempos no tan lejanos) la esperanza de vida era de apenas 50 años, en cambio, los niños que nacen hoy tienen una expectativa de vida cercana a los 100 años, ¡prácticamente el doble! Es por eso que las generaciones vivas deben tener en cuenta este acontecimiento, yo diría que muy en cuenta, por que hay que vivir bajo nuevos paradigmas. Y es que la vida ya no funciona igual, la mayoría de los patrones que nos enseñaron nuestros antepasados ya no son prácticos ni funcionales para una vida tan prolongada. Esto nos está sucediendo a millones de personas. ¿Te está sucediendo a ti?

Hace unos días tuve una junta de trabajo en una empresa a la que acudieron un grupo de personas del área de mercadotecnia. A la sala entró primero un señor, quien yo supuse tendría la edad que hubiera tenido mi padre, cerca de los 80 años; después entró un joven a quien le calculé unos 28 años, que bien podría haber sido mi hijo, y quien era su jefe; y al final entró una mujer que parecía la menor del grupo, era la directora del área. Este es un ejemplo del cambio de paradigmas, porque anteriormente las jerarquías tenian cierta correlación con la edad, pero hoy la correlación ha cambiado entorno al valor que aporta una persona, es decir, el mercado de trabajo no paga por la antigüedad, paga por valor.

Es por eso que es tan importante continuar nuestro crecimiento personal sin importar la edad y de hecho, nunca ponerla como obstáculo. Es verdad que la edad se relaciona constantemente con la experiencia, pero con tantos años de vida por delante, ¿no crees que debemos continuar con ánimo este proceso de crecimiento personal? Y con ello, poder realizarnos en cualquier faceta de nuestra vida. Si tienes 50 años o más, es momento de dar todo y no quedarte con nada. Es momento de meter el acelerador, de empezar lo que no has empezado y de poner muy claras tus metas, pues ya tienes todo lo que requieres para concretar cualquier cosa que puedas desear.

Lo más importante en este momento es entender que hay mucho que dar, y apartir de ahora ser muy cuidadosos en no empezar un proceso de envejecimiento mental. A este fenómeno estaremos expuestos aquellos que aún no hemos notado que tener medio siglo de vida no es estar cerca del final de la carrera, sino es estar apenas a la mitad de ella.

Está comprobado que una de las características de la gente más feliz, es la percepción de progreso en sus vidas, respecto a cualquier área. Es un factor que genera una sensación de completa satisfacción, eleva el autoestima, y lo más importante, nos mantiene vigentes y con ventaja sobre aquellos que no están progresando. Además, nos permite mantener un valor en la vida productiva, independientemente de nuestra edad.

Aquí tres puntos a considerar para mantenerte vigente, alegre y motivado (aunque no te encuentres en la flor de la juventud):

1)   Desarrolla nuevas habilidades.

Senioren zur Weiterbildung im Klassenzimmer

Senioren zur Weiterbildung im Klassenzimmer

Desarrollar nuestros talentos nos genera bienestar, así que descubrir nuevos talentos e inlcuso aprender algo nuevo, sin importar nuestra edad, puede ayudarnos a mantenernos motivados. Por ejemplo, ¿qué tal si inicias ese curso de idiomas? ¿Y si comienzas a trabajar en el área de marketing, aunque siempre has trabajado en finanzas? Tal vez puedas complementar positivamente tu experiencia. Mi abuelo decía: “El valor de una persona se multiplica por en número de idiomas que habla”.

2)   Escribe un libro.

pasos-para-escribir-un-libro

Según una encuesta, el 80% de las personas desea escribir un libro, pero sólo el 0.05% de las personas lo hace. Puede ser que relatemos algo sobre nuestra historia personal, nuestros mejores y peores momentos. Así podríamos compartir experiencias con muchas personas que van a cruzar un camino parecido al nuestro o personas que ya lo hayan recorrido. Todos tenemos algo que contarle al mundo. Para nosotros esto significaría una manera de trascender y experimentar un logro personal.

3)   Emprende un proyecto con gente más jóven.

shutterstock_59333134

La gente joven (y no tan joven) ansía conocer lo que le puedes enseñar. Estoy convencido que los jóvenes de esta generación milennial tienen un potencial asombroso por sí mismos, pero también tienen el gran interés de aprender más de las experiencias de todos aquellos que ya hemos recorrido un camino más largo. Esto puede significar beneficios recíprocos, donde nosotros les enseñamos y ellos alimentan su espíritu joven, a la vez que aprenden y se vuelve una experiencia satisfactoria para nosotros.

 

¿Estás listo para continuar con ánimo este proceso de crecimiento personal?

¡Adelante!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *