El ser puntual ayuda a ser felices

El ser puntual en la llegada a una cita, a un evento, incluso a una reunión familiar o con amigos, genera en nosotros una sensación de bienestar, de comodidad, de seguridad y hasta de tranquilidad, es decir, provoca en las personas manifestaciones relacionadas con la felicidad.

En cambio, el llegar tarde a una cita genera estrés desde el trayecto, provoca mal humor, angustia, incomodidad, y si es una cita de trabajo, nos sentimos raros e incluso llega a existir desaprobación por parte de las personas que nos están esperando, todos estos son factores que causan infelicidad. Y no es que la puntualidad o la falta de esta sean causales directos de vivir una vida feliz o infeliz, sino el efecto en nuestro sistema emocional.

Así es que si queremos contribuir a vivir una vida más feliz, podemos empezar por algo tan simple como siempre llegar temprano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *